miércoles, mayo 18, 2005

Vida humana.


Me preguntan sobre argumentos para la pena de muerte: casos extremos, crímenes execrables, ejemplaridad, ojo por ojo(la ley de Talión en su momento fue una avance), pero pienso que no es admisible. Por otra parte me llama la atención que las televisiones tan impúdicas, tan curiosonas, tan realistas, jamás hayan puesto el vídeo del grito silencioso sobre un aborto filmado. Las imágenes sirven más que mil palabras. En España hay un serio problema con el desprecio a la vida y la falta incluso de una regulación mínima. Pobres niños que suspiran por la carne que les fue arrancada. Para ver el vídeo pincha aquí.

5 comentarios:

finitud dijo...

Estoy de acuerdo con vos. La pena de muerte, como el aborto, como la eutanasia, son inadmisibles violaciones al valor sagrado de la vida humana, que sólo Dios, porque lo ha dado, tiene la atribución de quitarla. Ninguna justificación es suficiente para arrogarnos esa función divina. Ni el ser criminal, ni el ser no deseado, ni estar sufriendo mucho. Ni todo eso junto. Saludos.

Anónimo dijo...

Mira tío soy pro aborto, pero he descargado el vídeo y me quedo a cuadros, reconozco que es una atrocidad interrumpir una vida humana. Lo que hay que hacer es protegerse.... mierda con el aborto.En el instituto no nos dijeron nada de esto.

Carol dijo...

Vaya, hoy como que es el dia contra el aborto o algo asi... este no es el unico sitio en el que me encuentro el tema.

Me mandan en un mail un fragmento del libro 'Yo Aborté', asi que -esperando que a sinretorno no le moleste- me permito el copy-paste no sin antes advertir que es fuerte:

"Tenía trabajo y una casa, pero me estaba planteando abortar a mi hijo,interrumpir de forma voluntaria el embarazo de este niño no buscado. ¿Por qué me planteaba algo tan atroz y que no quería hacer?... Un ginecólogo de
Madrid me dijo que el aborto era algo tan sencillo, que en el mismo día se solucionaba el problema. Me dijo que había clínicas especializadas y que allí me atenderían. Entendí que era algo similar al que me iba a sacar una
muela.

Cuando entré en el establecimiento de Datarme atendió una señorita que me pidió los datos y el dinero, y me hizo entrar en una sala de espera. El dinero era imprescindible y no me dieron factura alguna de haber pagado
nada.

En la sala de espera sufrí un auténtico 'shock'. Allí había niñas con sus madres, adolescentes con el novio, señoreas con el marido. fue una escena aterradora. Sólo se oían murmullos, nadie hablaba con nadie, tenían caras
tristes, llorosas, mustias. El profesional que tenía enfrente no me escuchó, porque tenía prisa. Lo siguiente que me dijo fue: 'Firma aquí, porque esto es como una intervención quirúrgica y tienes que autorizarla. Pero no te preocupes: cada seis meses se borran lo datos y será como si nunca hubiera pasado.

Perdí por completo el sentido e la realidad; no podía saber qué hacía yo allí, desnuda. La enfermera me dijo que me tumbase, subiese las piernas y colocase los talones donde me señalaba. En ese momento entró el médico y, como si yo no existiera, siguió la conversación con las enfermeras sorbe la
suegra de una. Comenzó a tocarme le bajo vientre. Dijo :

-Venga, relájate, que si no va a ser más doloroso de lo que debe ser.

El tono era firme, seco, autoritario. Yo no pude llorar. De pronto, el médico dejó a su izquierda un recipiente d cristal con mi hijo en trocitos dentro. Lo vi perfectamente. En ese momento es como si te arrancasen con él
la vida. Tu vida se va tas el recipiente y ya no vuelves a ser la misma nunca".

cambiaelmundo dijo...

Compartimos enlace, y es que es muy bueno. Se dice que "ojos que no ven, corazón que no siente", así que hay que ayudar a ver, para sentir. "Saber mirar es saber amar" (o algo así) dice uno de los personajes de Garci: ¡luz! es lo que hace falta. Y comprometerse (no protegerse).

Finitud dijo...

Quise ver hoy el video y no pude. Cómo puedo hacer para verlo? Ya que no lo tienen en la página de Terra que linkeaste, o por lo menos yo no lo encuentro. Tal vez grabaste la página y podés mandármela. Gracias, desde ya.